viernes, junio 04, 2010

El vídeo del viernes



Elvis Costello. (What´s so funny ´bout) Peace, Love & Understanding

"Sólo después de una profunda reflexión, he decidido que debo cancelar las dos actuaciones que tenía previsto realizar en Israel el 30 de junio y el 1 de julio.
Uno vive con la esperanza de que la música sea más que mero ruido, ocupar el tiempo ocioso, para regocijarse o lamentarse.
Hay ocasiones en las que el solo hecho de que tu nombre figure en el programa de un concierto puede interpretarse como un acto político que tenga más resonancia que lo que se cantó, y puede entenderse que a uno no le importa el sufrimiento de gente inocente.
Debo creer que entre la audiencia que iba a asistir a los conciertos habría mucha gente que cuestiona las políticas de su gobierno en los asentamientos y deplora las condiciones de intimidación, humillación o cosas peores que se hacen a civiles palestinos en nombre de la seguridad nacional.
También soy muy consciente de lo sensible que son estos temas en la estela de muchos despreciables actos de violencia perpetrados en nombre de la liberación.
Algo será atribuído al desconocimiento y a la falta de experiencia personal, pero si estos temas son realmente tan graves y complejos para ser expresados en un concierto, entonces también es imposible simplemente mirar para otro lado.
Ofrezco mis más sinceras disculpas por cualquier decepción a los que compraron sus entradas anticipadamente, así como a los organizadores.
Mi agradecimiento también va para los miembros de los medios israelíes con los cuales tuve muchas conversaciones valiosas y esclarecedoras. Ellos pueden considerar esos intercambios como una pérdida de su tiempo, pero para mí fueron de mucha importancia y me ayudaron a valorar el panorama cultural.
Espero que se entienda que no estoy tomando esta decisión a la ligera o que yo pueda estar identificado con alguna bandera, ni que me imagine a mí mismo como poseedor de una verdad única o eterna.

Es un asunto de instinto y de conciencia.

Ha sido necesario marcar las falsedades de la propaganda, el doble juego y el histérico lenguaje de políticos, la vanidad y el fariseísmo de comunicados públicos, para examinar cuidadosamente mis propios conflictivos pensamientos.
He llegado a las siguientes conclusiones:

Uno debe al menos considerar algunos argumentos racionales antes de apelar a medios desesperados.

Algunas veces un silencio en música es mejor que añadir un sonido y terminar así.

No me puedo imaginar recibiendo otra invitación para actuar en Israel, lo cual es lamentable, pero sí puedo imaginarme tiempos mejores, en los que yo no debería estar escribiendo esto.

Con la esperanza de paz y entendimiento.

Elvis Costello. 15 de mayo de 2010"

7 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Tiene toda la razón del mundo... pero es que según esa lógica no debería tocar en ningún lugar salvo Andorra, Islas Feroe, Guam y Laponia... bueno ahí no que cazan renos... lo siento, a mí estos gestos siempre me han parecido un poco de cara a la galería. ¿Qué culpa tiene un ciudadano israelí o alguien que vive en Israel y ha comprado una entrada para verle de que su gobierno sea una máquina de matar? Coño, que él es americano, un poco de coherencia... toca donde tengas conciertos y canta que para eso te paga la gente. (Digo yo).

Koloke dijo...

Aitor, no podría estar más de acuerdo. Después de este discurso tan bonito de Elvis ¿cómo coño sigue tocando en EEUU?

lu dijo...

Niños, no me jodáis la marrana, a ver si ahora cancela el concierto de La Rábida y me voy a cagar en la conciencia de Elvis Costello.

Pues sí, Aitor, es contradictorio y él mismo lo reconoce, pero bueno, si ha considerado que era lo que debía hacer, no me parece ni mal ni bien. Supongo que no ha sido fácil tomar esa decisión, no todo el mundo en Israel es fascista como su gobierno, y castigar a los Estados supone castigar a mucha gente inocente, pero creo que esto ha llegado ya a un extremo en el que hay que posicionarse, cada uno como pueda. Él lo ha hecho y fíjate lo que ha pasado unos días después... Digo yo que no se habrá arrepentido de cancelar esos conciertos...

MaeseRancio dijo...

Estoy con Aitor.
Quien sufre las consencuencias de la cancelación es el fan que se queda sin concierto. Al Gobierno israelí le da igual que que Costello toque o deje de tocar y no va a cambiar su política por ello.
Por cierto, Costello no es norteamericano, es británico. Un tipo que se llama Declan Patrick MacManus no tiene mas huevos que ser de Gran Bretaña... jejeje.

carrascus dijo...

No se trata de fastidiar al fan, sino de tomar una postura y declararla abiertamente.

Seguro que en el pensamiento de Costello lo último que hay es fastidiar a ninguno de los que siguen su música. Pero es que cuando se toma una determinación dolorosa, ésta también trae consecuencias. Es igual que cuando se hace una huelga... el que la hace no quiere hacerla, es que no ve otra salida. Y siempre hay alguien que sufre las consecuencias sin ser el culpable directo de la situación. Pues esto es lo mismo, solo que la huelga la hace una sola persona.

Y supongo que nadie pondrá en duda el derecho de los trabajadores a hacer huelga, no...?

Al Gobierno israelí le dará igual, pero la gente que entiende las letras de Costello, le llega lo que él quiere decir en ellas y piensa que es un tipo con sensibilidad, pensará también que si se ha posicionado contra la politica israelí, quizás es que ésta merezca rechazo...

carrascus dijo...

...por cierto, que esta canción que canta aquí Elvis Costello está asociada a una curiosa historia, que si tienen ustedes interés en conocer, pueden leerla pinchando en este enlace...

Es a mi blog, no te importa, no, Lu?

lu dijo...

Qué me va a importar, Carrascus, mientras no vengas vendiendo entradas de Miguel Bosé o algo así, en el puente puedes hacer y deshacer lo que te dé la gana. Además, aquí estamos para compartir cosas buenas y el blogin´ está llenito de eso, miarma. Es paso obligado para todos los blogueros musicófagos y sensibles, y ese artículo que dices está muy bien. Se lo recomiendo sobre todo a Joserra, que adora a Nick Lowe. Un día me echaré un pulso con Lali para arrebatarle el título de fan nº 1, ya verás.