lunes, octubre 21, 2013

Hoy comemos... PIZZA (¡ALELUYA!)



Llevo años, AÑOS, intentando conseguir una masa de pizza fina y crujiente. AÑOS. Ha sido mi frustración personal en la cocina durante mucho tiempo. "Si hago pan y cosas mucho más complicadas, ¿por qué no me sale?, ¿por qué?", me preguntaba, llorando muy metafóricamente, tras cada intento. Pero como soy chula y cabezota como yo sola (que para muchas cosas es un defecto grandísimo, pero para la cocina es una virtud), no he parado hasta dar con la tecla. Yo quería una masa ligera, llena de huequecitos, y por fin la he conseguido. 

INGREDIENTES (para 4 pizzas individuales):
- 550 g. de harina de fuerza
- 320 g. de agua tibia
- Medio cubito de levadura fresca (en el Mercadona venden unos paquetitos que traen dos cubos, de la marca Levital, que se encuentran en refrigerados, al lado de las mantequillas)
- Sal
- Tomate frito (casero mejor)
- 2 bolas de mozzarela fresca
- Ingredientes al gusto (imaginación al poder, pero yo soy bastante minimalista y sólo le pongo uno -y porque el Koloke me obliga-)
- Albahaca fresca (se me ha secado la maceta de hojas grandes y ahora tengo una como de David el Gnomo)
- Aceite de oliva

Estos ingredientes tan sencillos (harina, agua, levadura y sal) me han dado muchos dolores de cabeza. El misterio está en la proporción (la justa) y en el amasado (mucho).

En un bol grande, disolvemos el medio cubito de levadura en el agua tibia. Vamos agregando la harina y la sal y amasamos hasta conseguir una masa elástica que se despegue fácilmente de las manos. Si vemos que con los 550 g. se nos sigue pegando, añadimos más harina, pero os garantizo que tengo visto y comprobado que con estas proporciones TIENE QUE salir. Hacemos una bola y la dejamos en el bol tapada con un trapo unos 5 minutos. Después, amasamos de nuevo otros 10 minutos para darle elasticidad y fuerza, y dividimos en 4 partes iguales. Podemos congelarlas del tirón para usarlas en otro momento o prepararlas para hornear, pero en cualquier caso tenemos que dejarlas levar (al menos media hora) antes de estirarlas, tapadas con un trapo. 

Para preparar la pizza, espolvoreamos un poco de harina en la encimera, colocamos una bola, aplastamos con el puño y vamos estirando la masa hacia fuera con los dedos, haciendo trampas con un rodillo o tirándonos el moco como un pizzero profesional (yo todavía no me he atrevido a hacer malabarismos, pero todo se andará). El punto es estirarla bien y dejarla finita-finita. Una vez conseguido, la pasamos a una bandeja de horno o rejilla especial para pizzas (como en la foto) y agregamos los ingredientes: primero, unas cucharadas de tomate frito; después, la mozzarela fresca (troceada o en rodajas), las hojas de albahaca y lo que nos apetezca; por último, un chorreoncito de aceite de oliva.


Con el horno precalentado a la máxima temperatura (250ºC en la mayoría de los hornos convencionales), cocemos la pizza en el nivel más bajo unos 15 minutos. La auténtica pizza napolitana se cocina en horno de leña a unos 485 ºC durante solo ¡60 o 90 segundos!, pero os aseguro que en casa puede quedar también de rechupete.

Aquí os dejo a un maestro napolitano para que veáis lo elástica que es la masa y, a su vez, la fuerza que tiene (no se rompe ni queriendo).

8 comentarios:

carrascus dijo...

El Koloke come pizza después de llegar del trabajo ?????!!!!

Bueno, en realidad no sé de qué me sorprendo, a mí también me gustan mucho los riñones al jerez, jejeje...

ned henry dijo...

ya te imagino ahí con los malabarismos jajjaa. Enhorabuena por el hallazgo y me apunto la receta.

Gracias, Lú!

Koloke dijo...

Coño, Lu, una mijita salami manque sea, arfavó

carrascus dijo...

Joé, Koloke... haz ido a elegir el único embutido que está bastante más malo caliente que frío. Que le eche otra cosa, pero salami, no, hombreee...

Johnny dijo...

Mira que eres graciosa. Años intentando conseguir una masa de pizza fina y crujiente, jajajaja. Koloke, qué chollazo pilló Vd.

David González dijo...

Aleluya, Aleluya...Pizzería Lu, suena bien. Yo podría vivir a base de pizzas y pasta. Un beso.

Michela Valenti dijo...

que maravillaaaaa :) Bravo!

Rafael C. dijo...

Como veo tu preocupación al respecto de las masas de la pizza te voy a dar una clave.
Cuenta la leyenda que como realmente se consigue una buena masa es dejándola reposar 24 horas,vamos haciéndola el día anterior, como el que deja los garbanzos en reposo la víspera.
Investiga esto.
Saludos