martes, mayo 28, 2013

Festival Primavera Sound. Barcelona, 24 y 25 de mayo de 2013

Veo ahora el "plan imposible" que me monté antes de ir a Barcelona y me entra la risa floja. Obviamente, no vi a la inmensa mayoría de los grupos que quería ver y, por supuesto, terminé en conciertos  la mar de insospechados. Pero, ¿sabéis qué? Eso es lo que más me gusta del Primavera Sound. Y que los baños estén permanentemente limpios y con papel higiénico. Lo nunca visto.

Pony Bravo


Nada más entrar en el Forum me topé con los Pony Bravo y pude comprobar que en Barcelona lo petan. Curiosamente, la primera vez que los vi no fue en Sevilla, sino en otro Primavera Sound. Mi hermano y yo nos encontramos con ellos yendo al escenario donde tocaban cargando con los instrumentos, un Curro (la mascota de la Expo´92) y varias bolsas del Sola Ricca llenas de cables. Si no eran de Sevilla, iban bien disfrazados. Aunque su propuesta no me emociona, sí les reconozco originalidad y riesgo. Y son buenos embajadores de nuestra mariana ciudad. Con "Turista ven a Sevilla" me parto la caja. Oh, sí. 

Kurt Vile & The Violators


Pues, sinceramente, ni fu ni fa. Canciones excesivamente largas y con poca chicha, aunque sí es verdad que había que tener paciencia porque, la poca que había, estaba casi siempre en los desarrollos finales, cuando se encerraba en su melena y su guitarra y se dejaba llevar. Allí me encontré con el amigo Jah Work. Él sí pudo ir después al Auditori a ver a Daniel Johnston y por lo que me cuenta estuvo muy bien. Si se pasa por aquí espero que nos deleite con más detalles, que me sabe mal habérmelo perdido...

Peace



Renuncié a Daniel Johnston por ellos y no me arrepiento. Son jóvenes e inexpertos, pero suponen un soplo de aire fresco en mi reproductor. Buenas canciones, melodías pegadizas y un frontman con una voz estupenda y un toque muy especial a la guitarra. Me gustaron mucho.

normA



En el escenario Adidas tocaron los grupos del país invitado a esta edición 2013 del Primavera Pro: Argentina. Para mí fue un sueño hecho realidad poder ver a normA en el Primavera Sound, siempre he pensado que su propuesta es perfecta para un festival así. Su rock primario, expresionista y eléctrico es perfecto para desfogar haciendo pogo. En las primeras filas unos japoneses lo captaron rápido y no pararon en todo el concierto. Quien prueba las pulsiones, ráfagas y descargas de normA una vez, queda imantado para siempre. Un grupo que hay que ver en directo sí o sí. Por cierto, mañana tocan en El Intruso en Madrid, junto a Santiago Motorizado (Él mató a un policía motorizado), 107 Faunos y Go-Neko! Si andas por la capital, no te lo pierdas.

Mathew E. White


Sólo pude ver la última canción (Brazos), pero fue un mantra de más de 10 minutos que hizo justicia a la idea que yo llevaba de su directo. Exquisitez, sensibilidad e introspección en un gospel del siglo XXI. Vamos, terminé en éxtasis cantando "Jesus Christ ir our lord, Jesus Christ is our friend", con eso os lo digo todo (!?).

Titus Andronicus


Me fliparon. La voz rota del cantante me conquistó, cómo no, tiene ese registro que me pone firme. Encima ese rollo The Clash, abierto a un solo de armónica o a un solo de saxo... Me pareció un concierto fresquísimo, fiestero y con mucha actitud.

Dead Can Dance


Sonidos atmosféricos, tribales, folkies, medievales... ¿Sigo con los adjetivos? Podría llevarme un buen rato tratar de describir la música de este original grupo, pero creo que es suficiente, lo dejo ahí. Este tipo de propuestas en el Primavera me encantan, pues son conciertos a los que no iría a priori, pero después me terminan gustando.


Nick Cave & The Bad Seeds




EL CONCIERTO. 11 sobre 10. Estuve una hora en tensión, "soportando" la intensidad de este hombre y de sus histriónicos compañeros. Su presencia escénica hipnotizó al público, haciendo que guardara silencio cuando él lo imponía a voluntad. Me sobrecogió escuchar ese silencio a través de su micrófono. Se me encogieron las tripas. Es el punki más elegante del planeta, sólo él puede plantar sus pies sobre manos y hombros anónimos y gritar "suck my dick" a los cuatro vientos en un alarde de chulería impresionante. Definitivamente, es un chamán. Y punto.

The Drones


Gran decepción. No sé si el sonido estaba demasiado saturado o eran mis oídos a esas alturas de la noche, el caso es que no lo disfruté y aguanté sólo tres o cuatro canciones. No distinguía la voz, ni los juegos de guitarras, ni nada. Una pena, esperaba más.

DJ Coco

Flipad. Yo en el set de un DJ viendo amanecer... Mi hermano y sus amigos se querían quedar porque tienen toda la cuerda dada y son jóvenes y lustrosos. ¿Qué podía hacer yo? Pues quedarme. Y bien que hice porque ME ENCANTÓ. El tío igual te mezcla el "I wanna be your dog" de los Stooges con Nina Simone, que los Kinks con Pulp, que David Bowie con yo-que-sé. Buenísimo. Un fin de fiesta estupendo, bailando y viendo cómo salía el sol del fondo del mar.

3 comentarios:

Johnny dijo...

Joer, querida, no paras. Yo de mayor quiero ser como tú. Sin duda que los baños estén permanentemente limpios y con papel higiénico es una buena noticia. Besos.

David González dijo...

Lo mismo digo. Incombustible. Y ahora al Rust Fest.

Jah Work dijo...

Lu!!! Peazo post!

Tomo nota porque no vi la mitad de los que citas!!

Eso sí, en Titus Andronicus perdí las gafas en el pogo...sí, ya lo dicen que los 25-26 años son los nuevos 18 :)

Y también estuve en el cierre con DJ coco dándolo todo en las primeras filas!!

Un abrazo!