lunes, junio 06, 2016

Primavera Sound 2016 (Barcelona) y Elvis Costello (Madrid)


 Beach Slang

 Thee Oh Sees

 White Fence

Ben Watt Band

 Alex G

Moses Sumney

 Steve Gunn

Beirut

Radiohead

Brian Wilson

Richard Hawley

 Los Chichos

 Ty Segall and The Muggers


Fin de semana de infarto que sobrevivo para contar. Jueves, viernes y sábado en el Primavera Sound, para rematar el domingo (sin dormir) con el concierto-monólogo íntimo de Elvis Costello en el Teatro Monumental de Madrid. Y hoy, lunes, el primer AVE de la mañana para ir del tirón a currar. Las cosas que hace una por amor... Pero, ¿quién se acuerda del cansancio a toro pasado? 



2 comentarios:

jesus cierzo dijo...

Seguro que el esfuerzo a merecido muy mucho la pena Lu ; de los que has visto o al menos has colocado foto ( como siempre , magníficas ) hay dos que sigo con especial atención : a Steve Gunn y a Tim Presley y sus White Fence de extraña psicodelia cada vez menos lo-fi ; los dos me parecen extra-ordinarios en lo suyo ; prepárate para contarme y decirme si su directo puede romperme esa idea que tengo de ellos o por el contrario reafirma esa percepción .
De Elvis Costello ya sé , maestro entre maestros ; ya tendremos tiempo de hablar en Frías ; muchas ganas de veros .
Un Fuerte Abrazo !!!

lu dijo...

Por supuesto que ha merecido la pena, Jesús, estos esfuerzos SIEMPRE merecen la pena. Además, estoy menos cascá de lo que pensaba, jajaja. Que ya voy teniendo una edad...
Steve Gunn me gustó, pero sin emocionarme. No sé si es así de sieso siempre o estaba cabreado (algo molesto estaba con el sonido, eso seguro), pero su concierto no me elevó. A los White Fence los vi poquito, un par de canciones, y molaron, la verdad. No hay foto de un grupo que sí me dejó con las patas colgando, Har Mar Superstar. Ni idea en disco, pero en directo es digno de ver y escuchar.
Y de los que aparecen en las fotos, me quedo sin duda con Ty Segall. Emilio y yo terminamos haciendo pogo en las primeras filas, fue inevitable.
El chico negro ese, Moses Sumney, también me gustó mucho. Es como un Jeff Buckley, un rollo más intimista.
Y bueno, del remate con mi Elvis qué te voy a contar. Un lujo tenerlo tan cerca, en ese formato tan de salón de tu casa, que pasaba de los micros cada dos por tres el hijoputa. Le faltó quedarse en pelotas, porque esta gira es eso, un despelote emocional que te cagas.
Ya seguimos en Frías. ¡Queda poquísimo!
Besos!