jueves, junio 05, 2014

Primavera Sound. Barcelona, 29-31 de mayo de 2014

A medida que me hago mayor, va disminuyendo el estrés en festivales de este tipo, donde los conciertos se solapan y los escenarios están a tomar por culo unos de otros. Antes sufría, ya no. Aunque no están todos los que fueron (también pude ver a Warpaint, Grupo de Expertos Solynieve, Jonathan Wilson Fa-fa-fa-fa-fa-fazon-fazon, Television demostrando que Marquee Moon es lo más moderno que se ha grabado nunca, Caetano Veloso muy bien acompañado de músicos jóvenes, o Seun Kuti & Egypt 80 viviendo de las rentas del gran Fela Kuti), os dejo algunas fotos que pude hacer.

Julian Cope apareció en el escenario del Auditori descolocándonos a todos/as. Con toda la pinta de un Rob Halford con pelo y camiseta de Neu!, actuó él solo con su guitarra... 

Real Estate. El difícil arte de la melodía pop.

Nacho Vegas estrenando un nuevo escenario en el Primavera Sound, chiquitito y cerrado, pero matón.

Antibalas. El único descubrimiento que me mereció la pena. Vientos, quiero vientos.

Neutral Milk Hotel desde muy lejos. Apenas los pude apreciar. Los conciertos nocturnos (Arcade Fire, Queens of the Stone Ege, The National...) han sido mogollónicos y cero disfrutables. Para mí, ha sido el Primavera Sound más diurno de la historia. 

Charles Bradley dándolo todo. EL MEJOR. EL MÁS AUTÉNTICO. SOUL IS THE ANSWER. Lloré.


León Benavente. Había oído hablar muy bien de su directo y así es, suenan que te cagas.

El cielo se cubrió de nubes negras justo antes del concierto de John Grant. Y yo sola, sin nadie con quien compartir el momentazo...

Me daba igual la soledad, los cubos de agua, el frío. Where dreams go to die también me incomoda, but I like it, no lo puedo evitar. Fue ÉPICO.

Y fue terminar el concierto y salir el sol...


Dr. John, a sus 73 añitos, todavía tiene fuerzas para levantarse del piano y colgarse que le cuelguen la guitarra. Morirá con las botas puestas, pero aún es un ejemplo de buen gusto y dignidad. Bravo.

Renuncié a los Pixies por ellos, The War on Drugs. Nunca antes había visto en el Primavera Sound que un concierto empezara con retraso (la puntualidad es siempre impecable) y, para ser la primavera vez, fue muy preocupante. ¡25 minutos de prueba de sonido! Ahora el bombo, ahora la caja, ahora los platos, ahora la guitarra, ahora otra vez la batería que no nos convence... No sé qué pasó, pero mucha gente se desesperó y se fue antes de que arrancaran inseguros y dubitativos. Para la segunda canción yo ya había entrado plenamente en su rollo. Me gustan. Pero aquí los horarios hay que cumplirlos sí o sí y tuvieron que abandonar el escenario a la hora prevista, todos con un cabreo monumental, sin despedirse. Un fallo así, en un escaparate como éste, todavía les tiene que andar doliendo. 

Volcano Choir. No conocía este proyecto de Justin Vernon. Cantando desde un atril en plan predicador nos dejó absolutamente embelesados con su propuesta sónica que, según comentó, no volveremos a ver jamás. Fue tan tajante que hasta barajamos la posibilidad de que tuvieran planeado un suicidio colectivo.

Ty Segall. Aunque el sonido no fue muy bueno y encima iba y venía con el viento, se agradeció algo de energía supervitaminada y punkarra en el cartel, porque vaya el nivel de intensos de este año... La foto está movida porque me estaba moviendo, obvio.


6 comentarios:

Nikochan dijo...

Me enteré tarde y mal de tu estancia en BCN y en el "primavera". Yo estaba aún bajo el influjo de Danny y sus Campeones, estaba KO. Mi archienemigo me lo comunicó el sábado pero yo ya estaba de fin de semana playero (él, en su defensa, trabajaba....) La próxima avísame a mí y no a él! ja ja ...

A mi los festivales nunca me han gustado. Me da rabia que el Doctor esté en uno de ellos cuando se disfrutaría más en un sala. Lo del año pasado con Dexys ya fue una broma. Porqué en un festival, porqué?

Johnny J.J. dijo...

Qué flipada la pinta de Julian Cope, jajaja. Pues a mí me han contado que War on Drugs fueron una pasada. No me gustan los macrofestivales pero si hubiera ido habría sido mi principal atracción. No sabía que coincidieron horario con Pixies, que habría sido la otra. Recibe besos.

lu dijo...

La verdad es que apenas avisé a nadie de que iba a Barcelona, Nikochan. La próxima vez quedamos sin Primavera de por medio, que será más fácil.

The War on Drugs tienen un rollo muy, muy atrapante, Johnny. Me gustaron muchísimo, y no me arrepiento de haberlos elegido a ellos frente a la contraoferta de los Pixies. Los macrofestivales tienen sus pros y sus contras, como todo, pero creo que el Primavera Sound está muy por encima de todos los demás, por muchas razones; por eso termino yendo casi todos los años, mentalizándome de que veré en condiciones sólo unos cuantos conciertos y tratando de no agobiarme.

Besos!

David González dijo...

Te echamos de menos en el Territorios...y en lo de Radiópolis. Tengo muchas ganas de ir algún año al Primavera Sound, pero no creo que sea pronto. Ah, los Festivales!...no puedes vivir con ellos pero tampoco sin ellos. Un beso.

lu dijo...

Este año no era mi Territorios, David... Y bueno, lo de Radiópolis me lo perdí por esto. ¿Sabes lo que me duele tela perderme? El último vals de All La Glory esta noche en el Anfirock. ¡Se separan! Buaaaahh...
Besos, querido.

David González dijo...

Joder, qué palo. ¿Qué hay que hacer en este país para que un grupo así salga adelante?. Espero que sus miembros nos den otras alegrías y al menos podremos decir que nosotros sí, los disfrutamos en su momento. Un beso.