martes, marzo 19, 2013

Indulto para las personas rehabilitadas


David Reboredo salió ayer de prisión. Aunque todavía queda por resolver un segundo indulto, es una alegría muy grande que por fin esté en casa (bueno, por ahora está en un Centro de Inserción Social, pero ya queda menos). Es una auténtica injusticia que personas que cometieron pequeños delitos contra la salud pública cuando sufrían una grave adicción a las drogas entren en la cárcel años después, cuando han conseguido rehacer su vida a pesar de las dificultades. Si el fin de la pena privativa de libertad es la reinserción, que no les jodan más la vida. 

5 comentarios:

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Como bien decían sus familiares en la petición pública que se generó para que le indultaran, no puede ser que el gobierno indulte a unos a unos policías condenados por tortura a las primeras de cambio mientras Reboredo entraba en prisión. Una auténtica injusticia, Lu, como bien dices, pero en este país no hay justicia, ni decencia, ni nada. Menos mal que el pobre ve la luz.

Un abrazo.

Joserra Rodrigo dijo...

Eatás noticias son las que valen la pena. Menuda foto, qué alegría para su pobre padre, qué poca humanidad existe. Un beso.

carrascus dijo...

Menos mal; tener a este hombre en la cárcel era un secuestro.

LoRbAdA dijo...

Ya está bien de tanta poca vergüenza en la clase política de este país. Banqueros, mi litares, policías, corruptelas y demás son indultados a las primeras de cambio y gente que cometió un error concreto pero que no le hicieron daño a nadie más que a sí mismo y a sus familias son machacados y olvidados en cárceles, pudriéndose mientras otros entran y salen con los bolsillos llenos. Lo de este hombre no es de recibo, espero que pronto pueda llevar una vida normal y corriente.

Johnny dijo...

Ya sabes mi opinión al respecto. Me alegra haber puesto pequeño granito de arena en su libertad. Me emocioné mucho el otro día con su padre. Esto clama al cielo y me preocupa cuántos estarán en situaciones similares. Recibe besos
e
P.D. Te envié el material que me pediste.