viernes, octubre 19, 2012

El vídeo del viernes


Una noche muy especial la de ayer. Era la tercera vez que veía a Wilco en directo, pero sabía que iba a ser la mejor, la más compartida. No sólo estaría con mi hermano Pablo, que ha vivido conmigo las anteriores epifanías y es mi compañero ideal en los conciertos, my twin, sino que además venía Leire, la hija de mis amigos Mario y Susana, que con 10 añitos flipa con el grupo y lleva meses esperando este momento. Punto y aparte merece Emilio; me moría de ganas de compartir la experiencia con él, y sabía que le iba a gustar. De estas veces que dices "LO SÉ" y además es que LO SABES...

Por la tarde vinieron Paco y su hijo a casa. El subidón que me dio verlo tan bien... Qué alegría. Yo estaba histérica. Por Leire, por mí, por Wilco. Es un grupo que consigue ponerme en tensión horas antes de encarármelo; sé que voy a vivir un shock emocional en un rato y me entra una bicha de electricidad por el cuerpo que no puedo conmigo misma ni hay quien me aguante. Saber que Leire iba a sentir lo mismo me emocionaba aún más. Todavía estoy más pallá que pacá.

Qué buenos son, pero qué buenísimos son. Cada uno por separado y todos juntos, ya sea en perfecta armonía o enredados en una maraña sónica. Yo con Wilco pierdo la cabeza, la pierdo. De Jeff Tweedy no puedo decir nada que no se haya dicho ya. Hoy me apetece más hablar de los demás, porque ellos SON Wilco. Si no en igualdad de condiciones o reconocimiento popular, sí en igualdad de méritos. El batería siempre me ha alucinado, es versátil, cañero, detallista; el de los teclados, un Attraction infiltrado, no me puede no gustar; el bajista, una finura, y haciendo coros también; como Pat Sansone, el hombre orquesta, la levadura del bizcocho. Y el nervio de Nels Cline, que también eleva el sonido a otra dimensión desconocida. Son todos increíbles, y juntos, el no va más. Hasta las canciones que menos me gustan crecen en directo como cuando ponen en los documentales imágenes a cámara rápida de una semilla germinando en planta y estallando en violenta flor. El último disco no me entró, pero en directo se me va la olla con "Art of almost" y veo la luz, la veo, eso es así y ya lo sabía yo... Viva el trance-maquinita, el punk sin escupitajos, whatever. Wilco, yo os entiendo, haced lo que queráis.

Leire pudo entrar a los camerinos y saludarlos a todos, menos a Jeff Tweedy, que por lo visto siempre se va al hotel en cuanto terminan los bises. Por la tarde había estado ensayando cómo decir en inglés "me ha gustado el concierto". Me la como. Es una niña que siempre ha tenido unos gustos muy definidos e independientes, lo más opuesto a una gritona llorando por Justin Bieber. Y claro, los de Wilco alucinaron tanto con ella que hasta publicaron el momentazo en Facebook, nombrándola correctamente y todo.

In Sevilla Pat Sansone signs a cd for Leire, Wilco's youngest Spanish fan. Fave song: impossible Germany


Por cierto, qué coñazo la gente tarareando el solo de "Impossible Germany", aunque entiendo que haya chavales que no lo pueden evitar, como les pasa viendo a Vetusta Morla. Reprimo la vena de cascarrabias pureta que tengo, pero ganas no me faltan de ponerme a chistar como los mijitas en el teatro. Me hago mayor, ya voy a los conciertos a escuchar y no a socializar. Bueno, siempre ha sido así, por eso me identifico tanto con Leire.

El vídeo del viernes hoy va para Emilio, que al final se perdió medio concierto por hacernos felices a todos. No nos faltó un perejil. No conozco persona más detallista que él, es un crack y una bendición. Love you, Koloke. 

12 comentarios:

Koloke dijo...

Pues sí que me gustaron los Wilco: en estudio no me terminan de convencer, pero en directo cambian por completo y molan tela. Mención aparte Impossible Germany: como dice Joserra, es el Layla de los 2000.
Y, por supuesto, I also hate in here when you're gone

carrascus dijo...

Lu, tienes poesía en la mirada cuando estás en un concierto que te gusta; yo lo sé. Que pena no haber podido compartir anoche el brillo. Un beso, niña. Y abrazos para el Koloke y el hermanísimo. Tienes que presentarme un día a Leire.

Paco dijo...

Muchas veces se usa lo de alucinar con demasiada ligereza semántica, pero ayer recobró toda su carga. De vuelta a casa, con el Yankee Hotel en el coche (¿apestaba a tabaco?, jeje), mi hijo y yo, calladitos, escuchando e intentando no olvidar ni una sola nota de las que habíamos escuchado, con las que habíamos... alucinado. Lo único: "¡Uff, Paco, qué alucine, ¿eh?- Muy buenos, papá. Ésta también la han tocao..."
Una banda (antes llamados conjuntos, jeje) compacta pero con miles de matices, y sonando como nos gustaría sonar a más de uno, jeje. Fantásticos todos, todos.
Grandísimo Tweedy, en todos los sentidos (no me refiero a su buen ver, jeje). A veces me recuerda a Lennon...
Y vaya repertorio (eso del Layla 2000, jeje, pero genial tema y solo sin palabras)...
Y vaya compañía. Qué graciosa Leire. Me encantó.
Y tu hermano, twin bros. totales, jeje. Y Paco Kinkspain. Y el guardia de seguridad (algo esmayao) y amable, jeje. Y tu super simpático gatito, de tan precioso nombre...
Y vosotros.
Un abrazo fuerte (sin pasarnos...) para don Emilio. Categoría.
Y, ya sabes, como si nos conociéramos de toda la vida, ¿a que sí?, jeje.
Abrazo gigante.
(Ponte los auriculares y escúchate "nuestra" Home again, con volumen. La estamos mezclando para ajustar volúmenes, pero esa toma está simpática, con unas guitarrillas...
Cuando ehté mu mu mu aburría, ¿eh?, jeje.)
Abrazo gigante.
Como habrás deducido, es el comentario más largo que he hecho en mi vida. Es viernes, 2:04 de la madrugá, y nuestro lema de toda la vida: "Eh temprano y priza no hay..."

LoRbAdA dijo...

Qué experiencia tan maravillosa y qué buen gusto tiene Leire, alucinante. De aquí a cinco años la veo empezando en el mundo blogger :)

Los vi hace unos años en el Territorios y fueron algo muy grande. Nunca me he enganchado a su música aunque sí he escuchado unos cuantos discos suyos, supongo que mi experiencia no fue ni una decima parte de lo que tú has sentido viéndolos. Me alegro de que disfrutaras tanto.

Un besazo.

susu petalos dijo...

Holaaa,no sabes como agradezco vuestra invitación!!!!.Esto no lo olvidará Leire jamás.
Cuando llegaron nos metimos en facebook,quisiera que hubieras visto su cara de felicidad,qué risa,alucinaba leyendo tantos comentarios sobre ella.
Ayer estuvimos en un cumple en el parque y todo el mundo le preguntaba acerca del concierto.
Decía que en directo todavía le había gustado más,qué graciosa.
En fin,que cada día que pasa me alegro más, de que su padre le muestre direferentes músicas,de que Leire tenga libertad a la hora de elegir,que posea capacidad de analizar y de criticar a pesar de su corta edad.Para mí es fundamental, que en la sociedad esta en la que vivimos,los niños,no se traguen a pies juntillas el bombardeo continuo que los medios de comunicación ofrecen sobre música,noticias,moda,consumo.....Y todo esto a pesar de que su madre,jajajaja adora Luis Miguel y Marifé de Triana(entre otras muchas músicas del mundo).

David González dijo...

¡Qué pasión pones cuanto te gusta un concierto Lu!. Hasta ahora no he leído tu entrada. No sabía que la hermosa Leire iba con vosotros. ¡Qué puntazo!. Un cero al malaje del Tweedy.
Del concietto creo que soy el último en decir algo, pero por unanimidad: conciertazo. De la próxima no pasa que nos veamos. Un beso, y otro al Koloke.

Johnny dijo...

Me alegra que disfrutaras tanto. Emotiva crónica, grande Leire en su camino. Besos.

Alex Palahniuk dijo...

Yo lo vi en Murcia, Jeff Tweedy es un fenómeno, qué tío.

lu dijo...

Espera, Koloke, espera, que sabes que me encanta decir esto… ¡¡¡TE LO DIJE!!!

¿Poesía en la mirada yo, Carrascus? Ves cada cosa… El día que conozcas a Leire vas a flipar.

Me imagino vuestro viaje de vuelta, Paco, calladitos-calladitos tirando a mudos en estado de shock, jajaja. Veo que no te acuerdas del nombre del gato, ¿eh?... ¡Te pillé! Pero no te preocupes que ya ves que yo no me sé ni los de Wilco… De toda la vida, amigo mío.

Lorbada, ¿qué puedo decir yo? El gusto de Leire me parece exquisito, como comprenderás. Ese concierto en Territorios también lo disfruté muchísimo, pero ya tenía ganas de ver a Wilco fuera de un festival, ya...

Susu, menos mal que Leire tiene criterio y no le has contagiado lo de Luis Miguel, jaaaaajaja. Nada que objetar a Marifé, ya sabes que a mí también me gusta el jebi metal. Debes estar muy orgullosa de tu hija, ese espíritu crítico que tiene viene de algún sitio, no se compra en un kiosko. Enhorabuena a los dos, la hicisteis muy bien, jajaja.

David, todos le dijeron a Leire que a Jeff Tweedy le iba a dar mucha rabia no haber coincidido con ella, que le encantan los niños. No creo que sea malaje, es que las giras deben ser agotadoras y, entre descansar en el hotel y alternar con los fans, preferirá irse a la camita. O a comer palmeras de chocolate, porque no veas cómo se ha puesto el tío. Me encanta cuando todos/as estamos de acuerdo: CONCIERTAZO.

Leire promete, Johnny. Si no fuera por niñas como ella, ¿qué esperanzas tendríamos en el futuro?

¡Bien, Alex! Sé que llovió en Murcia, pero seguro que no se aguó la fiesta.

Besos!

Paco dijo...

¿Taila o Tyler? Ahhhhh.

carrascus dijo...

Lu, es que tú no te ves cuando estás mirando al escenario, pero yo sí...

lu dijo...

No vas desencaminado, Paco. Tyla, Tyla, jajaja. Es por este señor:
http://www.youtube.com/watch?v=JyXq7Qmua7A

Y mejor que no me vea, Carrascus, que más que poesía, mi cara debe ser un poema.