domingo, octubre 23, 2011

Lu recomienda...

... los Cuentos Completos de Leopoldo María Panero. Hasta ahora sólo había leído algunos de sus poemas, sabía que vivía voluntariamente en un manicomio y poco más, un escritor maldito como tantos otros, el morbo de la locura. Sin embargo, leyendo estos cuentos, he sentido la necesidad de saber más de él. Así llegué a "El desencanto", documental de Jaime Chávarri de 1976 que también os recomiendo. Viendo a sus hermanos, a su madre y al fantasma de su padre, borracho y mitiquísimo, se entienden muchas de las imágenes plasmadas en sus cuentos, se puede llegar a entender su alejamiento de la realidad, hasta que se encuentre más cómodo recluido en un psiquiátrico que viviendo "en libertad". Su vida y la de su familia recuerdan el discreto encanto de la burguesía y su decadencia, esa generación de niños y niñas bien que probaron la heroína y pasaron a la posteridad posando para García-Alix, como los hijos de Eduardo Haro-Tecglen, que de seis sólo quedaron dos. Hay escenas en el documental bastante clarificadoras del drama familiar, ellos mismos lo verbalizan con crueldad, lo diseccionan, se psicoanalizan. Cuando "estás loco" puedes decir delante de tu madre que lo tuyo no es complejo de Edipo porque no niegas que te acostarías con ella. Cuando "estás loco" debes parecerlo. No sé, Dalí nunca ingresó en un psiquiátrico, puede que Leopoldo María Panero prefiera estar loco a tiempo completo a enfrentarse diariamente a un mundo de locos. No estoy diciendo que no tenga una enfermedad mental real, seguramente la tenga, y por eso hay un diagnóstico médico y es atendido por psiquiatras, pero la idea del fingimiento, de la locura daliniana como pose o estrategia artística, ahí está, yo no la descarto. Panero, al contrario que Dalí, parece tener aires de bajeza y no de grandeza. Esta tarde he seguido husmeando en su vida y he visto "Después de tantos años", otro documental dirigido por Ricardo Franco en 1994 que sigue la estela de "El desencanto" veinte años más tarde. Ya ha muerto la madre y los tres hermanos malviven cada uno a su manera, pobres, enfermos y solos. También os lo recomiendo, aunque para una tarde de domingo reconozco que es bastante plof. No sé por qué me gustan estas cosas tan deprimentes los domingos por la tarde, pero así es. 

7 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Un clasico, tanto el libro como aquella pelicula sobre la familia Panero.Perfecto ingredientes para olvidarse de los supustamente cuerdos!
un abrazo

LoRbAdA dijo...

Panero, Garcia-Alix, El Discreto Encanto de la Burguesía... estás tocándome la fibra sensible con esos referentes.

Vi a Panero en un Spoken Word en el Lope De Vega de hace 6 años creo junto a Carlos Ann y Bruno Galindo, quienes presentaban en directo el disco de poemas suyos musicados que habían sacado un tiempo antes junto a Búnbury (nos es inmenso pero algunas canciones merecen muchísimo la pena) y tanto la puesta en escena como el colofón final con Panero recitando un poema y mandando a todo el teatro "a su puta casa" se grabaron a fuego en mi memoria jeje

carrascus dijo...

"El desencato", Chavarri, Haro-Tecglen, los Panero... yo también fui un joven interesado por todos ellos; supongo que es algo que da el estar un poco en el extrarradio de la cultura establecida.

El problema es que en las distancias cortas conoces a la gente y sus miserias, y durante muchas tardes de conducción solitaria por esas carreteras de Dios, cuando me dedicaba a reparar las máquinas de diálisis diseminadas por ahí, me acompañaba desde la radio del coche el programa que hacía Sardá en la SER, y una de sus secciones habituales tenía como protagonista a Leopoldo María Panero... y uno queda saturado de por vida de tantas repeticiones, insanías, manías y locuras variadas...

No. Y me fui quitando, me fui quitando...

lu dijo...

Eso, Tsi, quien esté totalmente cuerdo que se lo haga mirar.

Vaya, Lorbada, todavía no conocía a Panero, si no habría ido. También estuvo por aquí hace un par de años en el Festival Perfopoesía. No he escuchado ese disco de Bunbury y Carlos Ann, pero he visto un vídeo de ellos en youtube, "Un día con Leopoldo María Panero".

Carrascus, según dice su hermano Michi en "Después de tantos años", Leopoldo es un auténtico coñazo, jajajaja. Es lo que tiene ser paranoico, que vuelves y vuelves, e insistes en tus paranoias de envenenamientos y complots. Pero eso no se nota nada en los cuentos, de verdad que son geniales.

Besos!

La Pecera del Caimán dijo...

Cuenta pendiente total para mí, lo reconozco. Y no por falta de interés. Leyéndote ha hecho que decida adentrarme...
Mil millones de gracias (por esto y por todo lo demás, ya tu sabes... )

kar dijo...

Los domingos por la tarde son momentos ideales para asomarse con curiosidad al agujero negro de un revólver. Por lo demás, no sé, todo esto me ha recordado al cine de Eloy de la Iglesia.

lu dijo...

Te lo recomiendo muy mucho, Caimán, me tiño de platino si no te gusta este libro.

Hola, kar, estás en tu casa, bienvenido. Mmmmmm, no te digo que no, tú mandas en tus recuerdos y asociaciones de ideas, pero los hermanos Panero vivieron un ambiente menos marginal que el de las pelis de Eloy de la Iglesia.

Besos!