lunes, marzo 07, 2011

María Moliner


Siempre me han gustado los diccionarios, leerlos, sin buscar ninguna palabra en concreto, así que la primera vez que abrí un "María Moliner" decidí que LO NECESITABA en casa (gracias, Merro). Me sorprendió su frescura y originalidad, y obviamente quise saber más sobre la persona que lo había escrito. A Gabriel García Márquez le pasó lo mismo y la buscó sin éxito:

Hace tres semanas, de paso por Madrid, quise visitar a María Moliner. Encontrarla no fue tan fácil como yo suponía: algunas personas que debían saberlo ignoraban quién era, y no faltó quien la confundiera con una célebre estrella de cine. Por fin logré un contacto con su hijo menor, que es ingeniero industrial en Barcelona, y él me hizo saber que no era posible visitar a su madre por sus quebrantos de salud. Pensé que era una crisis momentánea y que tal vez pudiera verla en un viaje futuro a Madrid. Pero la semana pasada, cuando ya me encontraba en Bogotá, me llamaron por teléfono para darme la mala noticia de que María Moliner había muerto. Yo me sentí como si hubiera perdido a alguien que sin saberlo había trabajado para mí durante muchos años. María Moliner -para decirlo del modo más corto- hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana. Se llama Diccionario de uso del español, tiene dos tomos de casi 3.000 páginas en total, que pesan tres kilos, y viene a ser, en consecuencia, más de dos veces más largo que el de la Real Academia de la Lengua, y -a mi juicio- más de dos veces mejor. María Moliner lo escribió en las horas que le dejaba libre su empleo de bibliotecaria, y el que ella consideraba su verdadero oficio: remendar calcetines. Uno de sus hijos, a quien le preguntaron hace poco cuántos hermanos tenía, contestó: «Dos varones, una hembra y el diccionario». Hay que saber cómo fue escrita la obra para entender cuánta verdad implica esa respuesta.  "La mujer que escribió un diccionario". El País. 10 de febrero de 1981.


María Moliner nació en Paniza (Zaragoza) con el siglo XX por delante, justo en el año 1900. Estudió Filosofía y Letras consiguiendo un Premio Extraordinario por sus notazas, y trabajó dirigiendo distintos archivos y bibliotecas. En Murcia conoció a su marido, con quien se casó en 1925 y tuvo 3 hijos y una hija. Fue una mujer muy comprometida con la cultura y su difusión, y durante la República fue una de las impulsoras de una red de bibliotecas rurales. Sin embargo, tras la Guerra Civil, su familia sufrió represalias: su marido "perdió" la Cátedra de Física de Valencia y ella bajó de rango (18 puestitos de nada en el escalafón del Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios), pasando a trabajar en el Archivo de Hacienda de Valencia (divertidísimo). En 1946 su marido "recuperó" la Cátedra, pero en Salamanca, y ella empezó a dirigir la Biblioteca de Ingenieros de Madrid, así que entre semana vivían separados.

Con 50 tacos, la prole criada y el marido casi ausente, disfrutaba de más tiempo libre, así que se enfrascó en una tarea titánica que le llevó 15 años y compatibilizó perfectamente con su trabajo y su vida familiar. Era muy metódica y disciplinada, elaboraba fichas y trabajaba con un atril y una máquina de escribir. Cuando el Diccionario fue publicado en 1966 tuvo una repercusión bastante limitada, es más, María Moliner no fue lo suficientemente reconocida hasta después de su muerte en 1981. En 1972, dos académicos la propusieron para formar parte de la Real Academia de la Lengua, pero su candidatura no prosperó. Ella podría haber sido la primera mujer en ocupar un sillón de la RAE, pero no pudo ser.

Actualmente, 111 años después de su nacimiento, sólo cinco mujeres pertenecen a la Real Academia de la Lengua, y dos de ellas han ingresado en 2010 y en 2011.

Gracias a Freaky por lanzarme el guante, sin él esta entrada seguiría dando vueltas en mi cabeza sin materializarse nunca.

23 comentarios:

dublinerodeenero dijo...

Joe, ya me imagino las partidas de scrabble en su casa, a cuchillo! Seguro que hizo el diccionario na más que pa tener la razón :D
Pedazo de entrada sis!

Isabel dijo...

Me gustan las coincidencias y me ha gustado leerte.
He buscado mi post sobre esta mujer extraordinaria:
http://elcosturerodeisabel.blogspot.com/2007/10/la-paciencia-hecha-mujer.html

Volveré, estamos cerquita, tú en TRIANA y yo en Nervión.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Pues... pues muy entrañable lo de García Márquez y muy interesante la historia. En efecto, titánico es la palabra. Big balls. Como tantos otros, tuvo que morir para que la gente se diese cuenta de su valía. Tienes que escribir más, baby, rayos.

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Interesante ,es poco! Hay gente verdaderamente extraordinaria en este mundo, y menos mal!
un abrazo

Freaky Boy Hood dijo...

Lu, gracias a ti y a Ange, mi chica, que tuvo esta idea. Filóloga y amante del Maria Moliner, me me metio este gusanillo de ir colgando diferentes palabras que obviamnete, elige ella.

Muchas gracias por este post, es hermoso. Ahora mismito, lo enlazo a mi sección para que todo perdido que nosepa quien fue Maria, se entere.

Un beso grande.

Johnny Dibud dijo...

Joer, qué interesante e ilustrativo post.

lu dijo...

Las partidas de scrabble son siempre a cuchillo, bro. Me hace gracia que aparezcas en estas entradas en las que hay que leer, fíjate tú.

A mí también me gustan estas coincidencias, Isabel, ahora mismo tiro para tu casa.

¿Lo de big balls lo dices para picarme, Aitor, o soy una malpensada? Sí, tendría que escribir más... no sé cómo me aguantáis...

Jesse, hay mucha gente extraordinaria por ahí, pero los focos siempre tiran para lo ordinario, es una pena.

Me alegro de que te guste, Freaky, y sí, por favor, recomienda este post y no un disco rayado, que se me cae la cara de vergüenza ya.

Un asunto pendiente que tenía yo con María Moliner, Johnny, que siempre me ha encantado su historia y nunca la había contado por aquí. Si Freaky no me da el empujón se queda en el tintero el post, no puedo ser más perra.

Besos!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

¡Norl! Big ball en el sentido de que María Moliner tenía big balls. A una amiga le digo siempre que tiene big balls. En mi caso ese término no es peyorativo, al contrario. Jarl. Buenas noches a todo el fistroworld.

lu dijo...

No, si ya sé que el término no es peyorativo para ti, es... cómo decirlo... masculino, poco baby. Todo el comentario es masculino. Y precisamente en un post sobre mujeres en la RAE y palabras... Venga, Aitor, reconócelo, has querido tocarme las pelotas. Fistro.

merro dijo...

Me encantó el post Lu.
Ya me gustaría tener aquí a la señora Moliner, sobre todo cuando el inglés le juega pasadas a mi castellano.
No veas el otro día diciéndole a Emilio confidencia en vez de confianza...

carrascus dijo...

Problemas técnicos me han tenido descolgado de internet unos días y no había leído esto.

Lo de María Moliner es uno de los casos más sangrantes de persona que si llega a centenaria aún sería una perfecta desconocida.

Cuando se murió, su diccionario llevaba ya 15 años publicado y no lo conocían ni los filólogos. Y claro, todo fue morirse y nuestra cultura necrológica hizo que se comenzase a hablar tan bien de ella que creció el interés por su diccionario... sobre todo porque los académicos más machistas (es decir, todos ellos) se extrañaron de que "una mujer" hubiese sido capaz de crear algo tan magno, que necesitaba la fuerza y la constancia de "un hombre".

Por contra, lo malo de que se muriese, es que no pudiese seguir haciéndole revisiones a su diccionario, como ella quería. De todas formas, la que le ha hecho la editorial a la nueva edición no esta nada, pero que nada, mal, y es muy respetuosa con el espíritu literario de Doña María.

Besos, Lu... a ver si tu post contribuye a que mucha gente use este diccionario (bueno, o el de la RAE, que está a un solo clic en internet) como manual de estilo, joé... que se lee cada cosa por ahí...

carrascus dijo...

Ah, que se me olvidaba comentar algo de lo que dice Merro (saludos, niña)...

Yo tenía una profe de inglés que nos gastaba bromas con estas palabras para que no nos fiásemos nunca de eso que en inglés se llaman los "false friends", palabras como ésa que ella dice, que parece muy claro lo que significan, y sin embargo significan otra cosa muy distinta... actually, letter, achieve, doze, aspersion, casualty, dessert, discrete, notice, misery, sensible... por eso todo el mundo traduce mal desde siempre el título de la canción de los Stones "Sympathy for the devil".

Microalgo dijo...

¿Ver Usted lo que ha conseguido?

Ahora me lo tendré que comprar.

Es que... es que...

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Pues te juro que no le había visto el punto machistoide, retruécanos. Es que estas historias... si fuese Paco Moliner el autor del diccionario yo creo que la historia hubiese sido la misma, habrían pasado de él igualmente. No creo que fuese por ser mujer, más bien el ninguneo sería por ser "simplemente" (Ya sabes lo clasista que es la gente, y más entonces) bibliotecaria y afín a la República desarrollando casi todo su trabajo durante el franquismo. De todas formas, dado lo vagos y gandules que somos los tíos en general, dentro de 50 años las mujeres coparán todo, RAE incluída.

Koloke dijo...

La María Moliner es, sin duda, una de mis heroínas. Es mi diccionario de referencia (y uno de los primeros regalos que nos hicieron cuando nos mudamos).

Carrascus, el mejor "false friend" es constipated

MaeseRancio dijo...

Típico caso de que se conoce el nombre, pero no la historia personal que hay detrás y María Moliner la tiene y muy interesante.

Koloke, apunta también "preservative".
Conozco el caso de una guiri que preguntó en una visita a una fábrica si en el proceso de elaboración usaban "preservativos".

lu dijo...

Merry... miss you a bad thing...

Carrascus, el tema de las reediciones tiene su polémica detrás, pero no he querido meterme en berenjenales. Resumiendo, su hijo Fernando no vio "muy respetuosa con el espíritu literario de Doña María" la nueva edición, así que le declaró la guerra a la Editorial Gredos. Si te interesa el temita, aquí hay más información:
http://mariamoliner.com/

Para mí este diccionario es vital, Microalgo. Sabiendo lo que te gustan las palabras, me apuesto un barreño de ensaladilla a que un día vas a picar... sí... entrarás en un librería... te acordarás de María Moliner... sí... buscarás los dos tomos, los abrirás y los comprarás. Fijo.

Jo, Aitor, prefería pensar que tu comentario era intencionadamente androcéntrico, ya te vale. Sabes que te idolatro, que leería cualquier cosa escrita por ti, pero tampoco vería mal que le prestaras más atención a estos detalles, baby. No sé si te va a apetecer, no creo, pero si haces el ejercicio mental de ponerte en la piel de una mujer y repasas algunas de tus entradas antiguas, a lo mejor alucinas. Yo sí creo que María Moliner fue ninguneada sobre todo por el hecho de ser mujer, Aitor. A ti te sonará prehistórico, pero el sufragio universal en España no volvió a disfrutarse hasta 1977 creo, no hace tanto tiempo. Y si la mujer no podía ni votar, imagina cómo se la consideraba social e intelectualmente...

Molan los "false friends".

Besos!

Cuaderno de notas dijo...

Jejeje... hombre, Maese, la chica ésa al fin y al cabo no dijo ninguna tontería según María Moliner y la primera acepción de la palabra en su diccionario... la que todos pensamos, sin embargo, es la segunda acepción, fíjese usted...

Koloke, la tuya es para enmarcarla... todavía me estoy riendo...

carrascus dijo...

Lu, se ha colado tu comentario mientras yo escribía el mío, que es el anterior aunque vaya firmado (no se por qué misterio) como "Cuaderno de notas".

Supongo que si su hijo lo dice tendrá razón, o se referirá a otras reediciones anteriores (no me voy a poner a pensar que fuese cosa de no ponerse de acuerdo en los dineros), pero a mí la última reedición me parece muy buena y respetuosa con su autora original.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

No, si razón no te falta, sólo digo que no creo que fuese únicamente por ser mujer. Porque de hombres que no han sido reconocidos en vida está lleno el cementerio. De todas formas siempre va a haber gente discrimando a otros. Pero no por su sexo, por su color de piel, o aspecto físico, altura, religión, manías personales... yo qué se. Si yo fuese un empresario y tuviese que hacer una entrevista de trabajo a A) Un greñas con una camiseta de Guns N'Roses o B) Un moñas con flequillo, escogería A), aunque tuviese peor currículum. Vale, me pongo serio. Pues claro que María Moliner es una jodida heroína, y más por hacer semejante obra en aquellos años. Pero insisto, estoy seguro de que también es por clasismo y por sus inclinaciones políticas y no sólo por ser mujer por lo que no recibió el reconocimiento que merecía. A mi madre cuando le dieron cierta beca en cierto sitio que luego dirigió (Suck on that navarristas rancios!) que por aquí no queda bien decir le preguntaron "a ver de qué familia era" porque no les sonaba su apellido. Así de sencillo. Y se lo preguntó una mujer... la directora. Sobre mis posts... la verdad es que no lo entiendo. Si alguien se toma como algo personal lo que cuento sobre terceras personas anónimas, es que, sinceramente, tiene un problema. Pero consigo mismo.

PD: ¿Todo esto es sólo por decir que María Moliner tenía "big balls"? Porque es que te digo que tengo una amiga a la que le digo siempre que tiene big balls y juro sobre el 'Sticky Fingers' que se lo digo como el mayor cumplido del mundo, de buen rollo y todo eso. Lo sustituiré por "big guts" que es como más neutro. Perdón, neutr@.

PD2: El post programado para esta noche se puede interpretar como machista, homófobo, racista y mil cosas más. Pero son cosas que ha pensado todo el mundo. Fijo. Tan fijo como el 90% de los tíos que han pasado aquí son más machistas que yo xD

Uno de los Dos dijo...

Para cuando el homenaje a Ramoncin y su diccionario “Cheli” jejejeje.

No conocía la historia de esta mujer…lo que esta claro es que es una historia de tesón, y coraje, y en cuanto al diccionario, lo tengo en el curro y no me había fijado hasta ahora que lo has traído a colación …habrá que echarle un vistazo.
Besos J.A.

Lula Fortune dijo...

Me sumo a la admiración por la Moliner.Una labor de titanes y sin los medios actuales. Ando desde hace un tiempo enfrascada con Emilia Pardo Bazán y créeme, Lu, que estoy descubriendo no sólo a una escritora fantástica, divertida, atrevida, profunda, valiente, inesperada... alguien que deseó ser varón, fíjate, porque creía que así sus obras serían juzgadas con ecuanimidad, valoradas en sí mismas, no con paternalismos gratuitos ni con despreciativa inquina.

Creo que son grandes mujeres, como muchas otras, tristemente silenciadas por su época. También a Pardo Bazán la rechazaron en la Academia y ¿sabes cual fue el chascarrillo que circuló entre los ilustres académicos? Que tenía el culo muy gordo para sentarse en una silla. En fin...

Besitos, me ha encantado el post.

lu dijo...

Carrascus, no sé qué opinar sobre la lucha de su hijo, la verdad. Los diccionarios tienen que revisarse y adaptarse, la edición original es de 1966-67... No sé si es por dinero, porque no quiere que se altere la obra original de su madre y se siga usando su nombre... no sé por qué.

Aitor, seguro que también influyó el clasismo y el castigo político, seguro, pero insisto, el ninguneo que sufrían las mujeres en esa época era monumental. Comentarios como el que nos deja Lula sobre el culo de Emilia Pardo Bazán se hacían (y se siguen haciendo). No creo que seas machista, Aitor, es sólo que el mundo gira por inercia alrededor de los hombres y eso contamina nuestro lenguaje. Te meas en todo y me parece genial, pero... ya sabes lo que opino, no voy a ponerme jonda que te espanto.

Yo me parto con los primeros discos de Ramoncín, Juan Antonio, no he leído su diccionario pero me molaría hacerlo. Joder, María Moliner y Ramoncín en la misma entrada, hacía tiempo que no pasaban estas cosas, con lo que me gustan. ¡Jesusito!

Besitos, Lula, ME HA ENCANTADO tu comentario.