jueves, octubre 01, 2009

Lu recomienda...


Increíble pero cierto. ¡No la había visto nunca!
"Me gustaría morir a los 104 años, completamente sano, asesinado por un marido que me acabara de pillar, in fraganti, con su joven esposa."

9 comentarios:

MaeseRancio dijo...

Al principio no me sonaba, pero es "Días sin huella" (otra genialidad de los distribuidores cambiando el nombre de las pelis por la cara). Trata el tema del alcoholismo, pero me quedo con Días de vino y rosas.

lu dijo...

Días sin huella... ¿a quién se le ocurrió destrozar el sentido del título de la película? A mí estas cosas me parecen de delito (contra la propiedad intelectual como mínimo), es como el nombre que se le pone a un/a hijo/a o algo así, es intocable, forma parte del todo. ¡Es su nombre, cojones!

Koloke dijo...

Hay excepciones. Por ejemplo: The Searchers aquí fue traducida como Centauros del desierto título mucho más sugerente.

MaeseRancio dijo...

A los distribuidores, Lu, que se creen más listos que el propio director.
Hay miles de ejemplos sangrantes: The sound of music (Sonrisas y lágrimas); Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú), The village (El bosque), etc.

Cierto que hay títulos más sugerentes en español, pero aún así estoy con Lu en que deberían ser intocables.

Anónimo dijo...

Billy Wilder está en mi santoral. De como reir es cosa de gente inteligente, y de cómo eso no quiere decir intelectualoide, sino con seso y corazón. Los últimos años he estado re-viendo algunas de las que son "menores" (Kiss me, stupid, ¿qué ocurrió entre tu madre y mi padre?, etc.) y son la rehostia. Tanto éste como los Monthy pyton me parece que no podrían ponerse hoy en la tele sin censura, de tan gilipollas y meapilas que no estamos volviendo con la religión, las minorías étnicas y otras zarandajas.

besos

Sardá

lu dijo...

Yo lo sé que está en tu santoral, Sardá, se te ve a leguas. Es que el tío era un genio, hacía que pareciera fácil lo difícil, como los Beatles en la música, que no?

Y hablando de reír, quiero leer más capítulos de tu libro...

Besos, corazón.

MaeseRancio dijo...

Ahí lo has clavado Sardá. Una de las mayores gilipolleces que hemos importado de US y A (que diría Borat) es la corrección política.

Muchas veces he pensado lo mismo que tú viendo pelis antiguas. Un ejemplo es La parada de los monstruos. Esta peli hoy día no solo sería impensable su proyección sin censura, sino que dudo que hubiera alguien que la produjera.

Claro que siempre hay quien rompe con todo esto, como los tíos de la serie "It's always sunny in Philadelpia" (en España "Colgados en Filadelfia"... sí, otra vez los putos distribuidores). En esta serie se ríen de todos los temas tabúes: racismo, cáncer, apariciones divinas, aborto, conflicto palestino, muerte, discapacitados...

lu dijo...

Pues yo de vez en cuando me pongo un South Park y flipo bastante. Dudo mucho que una serie así se produjera aquí...

Koloke dijo...

Pues sí, South park ha llegado a mostrar al Papa Ratzinger sujetando con una correa y collar de perro a un niño en pelotas, diciendo que cómo quieren que no abusen de niños si la Iglesia no permite follar ni con hombres ni con mujeres. En serio, tal cual.