jueves, enero 15, 2009

Tapas


Adobo en Blanco Cerrillo. C/José de Velilla, 1.
Imposible resistirse a su aroma rotundo cuando pasas por los alrededores. Hasta la ropa del Zara que está al lado huele a adobo, una maravilla.

2 comentarios:

Koloke dijo...

Es superior a mis fuerzas: yo paso por al lado de Blanco Cerrillo y mis pies cambian automáticamente de dirección.
Y, como siempre está hasta la bola de gente, haces lo que sea por jincarte los boquerones, incluso apoyarlos encima de una papelera guarra (sí, lo de la foto es una papelera).

jesusito de los alpes dijo...

blanco cerrillo ... estos son los momentos en los que uno se da cuenta que la vida en el mundo civilizado centroeuropeo no es más que un obstáculo para la realización mental y estomacal del ser humano ...

el monólogo de Blade Runner fue censurado, pero decía:

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión, el olor del adobo de Blanco Cerrillo en la calle Tetuán. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser y de la Puerta de la Carne. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir"