miércoles, abril 18, 2007

Hoy comemos...PUCHERO


Imprescindible hacer un buen puchero antes de Feria para tener litros y litros de caldo con el que recomponer un poco el cuerpo...
Tomen nota.

Ingredientes:
- Avíos de puchero (jarrete de ternera, algo de pollo, hueso de jamón serrano, hueso blanco de carne, un trozo de espinazo y tocino salado)
- Garbanzos remojados
- Verduras (zanahoria, puerro, apio y nabo). No le pongo patata porque suelo congelarlo y queda muy mal...
- Fideos o arroz
- Agua
- Sal

En primer lugar ponemos la noche antes los garbanzos en agua con sal para que estén al menos 10 horas en remojo.
Al día siguiente, empezamos a cocinar. Retiramos el agua de los garbanzos y los echamos en la olla. Añadimos la verdura troceada, los avíos del puchero, y agua en abundancia para que nos salga mucho caldo. Encendemos el fuego fuerte y dejamos que esté un rato hirviendo. Durante las primeras cocciones es muy importante ir quitando la espuma de la superficie, porque todo son impurezas de las carnes y los huesos. Cuando está el caldo desespumado, tapamos la olla y a hervir. Yo utilizo la olla rápida y en 10 minutos (con las dos rayas de la válvula) está perfect, en otro tipo de olla (express o normal) la verdad es que no sé. Apagamos el fuego y esperamos a que salga todo el vapor de la olla para abrirla. Como véis no echamos sal, pues los huesos y el tocino ya llevan mucha, pero si vemos que el caldo nos gusta más salado, se echa al final y punto. Ya el olor que inunda toda la casa es algo indescriptible...
Con lo obtenido se pueden hacer miles de cosas, al gusto del consumidor. Con el caldo se pueden hacer sopas: de arroz o fideos, de picadillo con jamón y huevo duro, un consomé al Jerez (con o sin yema),..., pero que nunca falte una ramita de hierbabuena. En la Feria yo tomo el caldo con hierbabuena y un chorreón de manzanilla, para mantener el tono equilibrado toda la semana...
Con la carne y el tocino se puede hacer pringá, pero como me gusta más la del cocido, la que me sale del puchero prefiero utilizarla en croquetas, canelones, para rellenar pimientos del piquillo con bechamel,...
Los garbanzos y las verduras se pueden comer en caldo o, por ejemplo, hacer lo que hacía mi abuela: ella machacaba con el tenedor los garbanzos y las patatas, añadía un buen chorreón de aceite de oliva y un poco de sal, y a comer. Es una especie de hummus que está riquísimo.
La verdad es que es un plato que puede solucionar varias comidas y cenas, un clásico de la cocina sevillana.
¡Que aproveche!

1 comentario:

nono dijo...

Genial, como siempre. Gracias por alimentar nuestra vista